Al rito de creación de hoy le seguirá el Consistorio público ordinario para la votación de la canonización del beato Juan Bautista Scalabrini, obispo de Piacenza, fundador de la Congregación de los Misioneros de San Carlos y de la Congregación de las Hermanas Misioneras de San Carlos Borromeo, más conocidas como los Scalabrinianos, y de Artemide Zatti, laico profeso de los Salesianos. El cardenal Marcello Semeraro, prefecto del Dicasterio para las Causas de los Santos, leerá la Peroratio y presentará brevemente las biografías de los beatos. A continuación, el Papa expresará la valoración de los votos y anunciará el día de las canonizaciones. Al final, saldrá de la Basílica por la Puerta de la Oración con los nuevos cardenales, para dirigirse -como ha ocurrido los años anteriores – al Monasterio Mater Ecclesiae, en los Jardines Vaticanos, para visitar y saludar al Papa emérito Benedicto XVI.

Un emigrante de Emilia en Argentina, enfermero a su pesar, pero más popular y solicitado por los pacientes de su hospital que cualquier médico. Todo esto y mucho más es el beato Artemide Zatti, pronto santo, ejemplo de caridad y sacerdote fracasado: “Signo vivo de la compasión y de la misericordia de Dios por los enfermos”, lo definió el postulador general de los salesianos, el padre Pierluigi Cameroni. La figura del coadjutor salesiano parece casi como si Don Bosco se la hubiera cosido: es un religioso no consagrado que profesa los mismos votos de caridad, castidad y obediencia y comparte la vida comunitaria.  La única diferencia, por tanto, es entre el estado clerical y el laico, pero ninguna diferencia en el campo de la perfección cristiana y del apostolado. O de la aspiración a la santidad, evidentemente.

Amor por Don Bosco, María Auxiliadora y la Providencia

Artemide llegó desde la provincia de Reggio Emilia, en Argentina, cuando sólo tenía 17 años, en 1897. Su familia, como muchas otras, se vio empujada a cruzar el océano por el hambre, la pobreza y la falta de esperanza. Instalado en Bahía Blanca, comenzó a asistir a la parroquia local dirigida por los salesianos y aquí conoció al padre Carlo Cavalli, que se convirtió en su padre espiritual y fuente de inspiración, pero sobre todo fue quien le hizo percibir la llamada del Señor. Enamorado de la obra de Don Bosco, Artemide estaba a punto de hacer sus votos en la casa salesiana de Bernal cuando contrajo la tuberculosis de un cohermano y esto echó por tierra todos sus planes. Don Cavalli le sugirió entonces que rezara a María Auxiliadora, prometiéndole, una vez curado, dedicarse a los enfermos. Artemide aceptó y así renunció a su vocación sacerdotal, marchando a la casa salesiana de Viedma, donde se desempeñó como ayudante en el hospital misionero. “Su grandeza no estuvo en aceptar, sino en elegir el plan que Dios tenía para él”, continúa explicando el postulador, “y la radicalidad evangélica con la que se lanzó a seguir a Cristo, con el espíritu de Don Bosco, es decir, sin que le faltara nunca la alegría y la sonrisa que da el encuentro con el Señor”.

Artemide: enfermo entre los enfermos

Es un día cualquiera de 1950 cuando Artemide se cae de una escalera. Desde hace algún tiempo tiene un extraño dolor de espalda del que ha surgido una sospecha que pronto se confirmará: tiene un tumor. Una vez más la enfermedad, esa aflicción humana que había perseguido, combatido y curado en otros durante toda su vida, le golpeó en persona, dándole una vez más la vuelta a la tortilla. Primero fue la tuberculosis la que le impidió ser sacerdote, ahora esto. Sería la última vez, Artemide se dio cuenta inmediatamente, pero siguió trabajando como si nada, rodeado del amor de su comunidad y de la gratitud de miles de personas hasta el final de su vida, que llegó el 15 de marzo de 1951.

El primer coadjutor salesiano no mártir elevado a los honores de los altares, fue beatificado por San Juan Pablo II el 14 de abril de 2002.

Fuente Vatican News